Cómo se refleja la ansiedad en tu vida

4 trucos prácticos para disminuir las consecuencias de la ansiedad como cuidador

Hoy en día todos hablamos en algún momento de ansiedad; nos sentimos ansiosos, comemos ansiosamente o incluso nos cuesta dormir porque tenemos ansiedad. Es una palabra que está en boca de todos pero ¿sabemos qué es la ansiedad y como nos afecta en nuestro día a día?

···

♥ En realidad la tan temida ansiedad no es más que un mecanismo natural de defensa que, por suerte, todos tenemos.

Es normal sentir que estamos ansiosos cuando estamos viviendo una situación compleja como el hecho de cuidar de un ser querido enfermo.

Cuando el cuerpo percibe que estamos delante de un estímulo amenazante ante el cual tenemos que responder rápidamente, el sistema nervioso manda un mensaje para que nos pongamos en alerta.

Hasta aquí no hay ningún problema, pero las cosas se complican cuando los síntomas típicos de la ansiedad cómo podrían ser el miedo y las ganas de salir corriendo, no están acorde con la respuesta que hoy en día necesitamos para resolver los problemas.

¡Mientras nuestro cuerpo nos manda taquicardias, lo que en realidad necesitamos sería poder estar tranquilos para pensar correctamente y solucionar lo que tenemos entre manos! Es lo que tiene la evolución, que parece ser que la naturaleza nos diseñó para sobrevivir en un entorno bastante diferente al que estamos hoy en día.

A veces somos capaces de controlar estos síntomas que habitualmente puede ser un pequeño hormigueo en el estómago, sudoración en las manos o respiración superficial y rápida.

Pero hay otras veces en las que este estado de alerta se prolonga en el tiempo porque la situación a la que tenemos que hacer frente no es simplemente huir corriendo de un animal que se nos quiere comer (esto sería para lo que estamos diseñados).

Por el contrario, nos enfrentamos día a día a la tristeza, la soledad y la incertidumbre, las cuales se alargan en el tiempo, y como consecuencia tenemos síntomas distintos que van dejando huella en diferentes partes de nuestra vida, como por ejemplo:

 

1. TU CUERPO

Dedícate un momento a observarte. ¿Te das cuenta que tienes los hombros tensos y hacia adelante? ¿Notas cómo te tiran las cervicales? Fíjate también en tu forma de respirar ¿Verdad que es superficial y se centra básicamente en la parte alta del pecho?

Vamos acumulando las tensiones y sin querer esto se va traduciendo en una postura de retraimiento que a la larga nos conllevará problemas de salud.

Para empezar estaría bien probar de relajar esos músculos, ¿cuánto tiempo hace que no te preparas una bañera de agua caliente con sales de baño?

Busca 30 minutos, ponte música relajante y una luz ténue, cuando estés tumbada dentro del agua céntrate en tu respiración y nota como poco a poco es más profunda y se va extendiendo hacia tu barriga.

 

2. TU ARMARIO

Todas sabemos que los armarios encogen la ropa y que las lavadoras se comen los calcetines, la sabiduría popular tiene razón, y punto. Pero no es eso lo que queríamos contarte acerca de tu armario.

A parte de esto, ¿nos equivocamos mucho si te decimos que últimamente te pones casi siempre la misma ropa?

Tienes el armario repleto de pantalones, faldas, vestidos, camisas, camisetas y chaquetas preciosas pero ¡oh, qué casualidad! cada día te pones esos tejanos y ese jersey tan cómodo sin tener que pensar demasiado en cómo te queda o en si te sientes guapa.

Sabemos que piensas que no es el momento para gastar energía en eso, pero haznos caso, lo es.

Para comenzar el día con positivismo y vitalidad no hay nada mejor que sentirte guapa.

Tal vez no estés en tu mejor momento emocional, pero eso no significa que no tengas que prestarte atención. ¿Por qué no intentas prepararte la ropa la noche antes y eliges un conjunto cómodo, bonito y que te haga sentir bien? Son sólo 5 minutos los que necesitas para decidirte y sin ninguna duda notarás la diferencia el dia siguiente.

 

 3. TU FORMA DE COMER

No te descubrimos nada si te decimos que cuando estamos ansiosos comemos peor.

A veces nos da por comer más y de forma desordenada, ¿Quién no ha tenido un mal día y ha abierto la nevera para terminar con todo lo que había dentro de ella? ¡Y si es queso o chocolate me pones ración doble por favor!

Otras veces lo que nos ocurre es que no nos apetece nada y acabamos comiendo cada día un bocata porqué total, “por un día no pasa nada”. Y la verdad es que un día, tras otro día van sumando y al final pierdes la cuenta de cuando fue la última vez que comiste pescado y verdura, ¿o no?

La clave está en la organización.

Te aconsejamos que cuando llegue el jueves por la tarde cojas lapiz y papel y planifiques los menús de la semana. Puedes ir a comprar ese mismo jueves o el viernes, así tendrás algún capricho para el fin de semana, que siempre sienta bien, y un orden durante la semana que te permitirá organizarte y no saltarte ninguna comida.

Aquí hay que decir que tu gran aliado va a ser el congelador. ¿No se te ocurre qué puedes cocinar que sea fácil, rápido y bueno? Yo soy fan de las recetas de Su, del blog webosfritos.es. Es una crack de la planificación y sus recetas siempre (SIEMPRE) salen bien.

 

4. TU CASA

Ante situaciones de tensión y ansiedad constantes cómo es convivir con la enfermedad de un ser querido, el cansancio que sientes no es solamente emocional, sino que también es normal que te invada un agotamiento físico que hace que las pequeñas tareas que antes hacías sin darte cuenta ahora te parezcan un suplicio.

Eso hace que no puedas hacer todo lo que te gustaría y que a la vez el desorden te ponga más nerviosa de lo que ya estás.

Lo ideal sería que tan sólo con chasquear los dedos te apareciese un duendecillo que lo arreglara todo en un santiamén, pero me parece que esto aún no es posible y tendremos que ser más realistas.

Estás a punto de descubrir que en este caso también es muy importante la organización y la planificación.

Tu gran aliado para que las tareas del hogar no supongan un suplicio y para evitar que te agobies cuando pienses en todo lo que tienes que hacer es marcarte objetivos pequeños y a corto plazo.

Es decir, proponte hacer una tarea cada día y cúmplela, pero no intentes abarcar más que eso. Cuando la hayas terminado descansa y mañana ya harás la siguiente de la lista. Por ejemplo, el lunes toca pasar la aspiradora, el martes cambiar las sábanas, el miércoles ordenar un poco e intentar dejar cada cosa en su sitio, etc.

 

5. TU SUEÑO Y TU DESCANSO

Al principio del proceso estás tan nerviosa que no puedes parar de pensar en qué ocurrirá o cuál debería ser el siguiente paso a dar, y eso hace que empieces a dormir poco y mal.

Luego cuando todo se estabiliza podría parecer que tú también te calmas y el sueño va volviendo a su normalidad, pero la verdad es que no, que lo que pasa es que te acabas acostumbrando a no dormir y al final lo asumes como algo normal.

Piensa un momento en cómo duermes. ¿Eres capaz de dormir 8 horas seguidas durante la noche? ¿Te levantas descansada y sin que te duela nada? Si no has podido responder que sí a las dos preguntas anteriores no te preocupes, dale clic aquí para ver qué puedes hacer para dormir más y descansar mejor a partir de hoy mismo.

···

Y tú, ¿notas que la ansiedad está afectando a distintas áreas de tu vida? ¿Nos hemos dejado alguna que te gustaría comentarnos? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Cuidador Cuídate
hola@cuidadorcuidate.com

Somos Núria y Eduardo y queremos ayudarte a superar la tristeza y la rabia para que vuelvas a sonreír cada mañana sin sentirte culpable. Si quieres saber más sobre nuestra historia personal y/o nuestra experiencia profesional puedes visitar nuestra página de "Quiénes somos" y si te apetece charlar con nosotros no dudes en escribirnos un correo, ¡nos encantará saber de ti!

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies

¿Estás renunciando a tu salud por cuidar de un familiar enfermo?

Descubre ahora cómo conseguir estar bien cuando te enfrentas a la situación de cuidar de tu ser querido con nuestra guía gratuita.

*Cuidador Cuídate informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Eduardo Recuero responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@cuidadorcuidate.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad.