¿Por qué insistimos en que te cuides?

Cuidar al cuidador es la primera pieza del puzzle para conseguir que todo fluya

Cuidar al cuidador es una frase tópica, demasiado usada y que de tanto repetirla parece que haya perdido el significado. Pero no por eso deja de ser una verdad cómo un templo. Recibir la noticia de que tu ser querido está gravemente enfermo es un mazazo muy duro, cómo si te dieran un puñetazo directo al estómago y te quedaras sin aliento durante unos segundos. En ese momento crees que esa sensación es la peor que has sentido en tu vida, pero lo que aún no sabes por entonces es que todo el periplo lleno de obstáculos, sufrimiento e incertidumbre no ha hecho nada más que empezar.

Cuando por fin recuperas el aliento te recompones, coges fuerzas y te dices a ti misma que váis a salir de ésta. ¡Gracias a Dios siempre sacamos fuerzas de donde no las hay! Y descubrimos que somos más valientes, capaces y resolutivas de lo que nunca nos hubiéramos imaginado.

Pero después del diagnóstico viene el tratamiento, y con él el pronóstico, y a su lado llega la realidad que te recuerda a cada instante que esto es una carrera de fondo en la que es necesario dosificar la energía, porque no sabes qué va a pasar ni cuanto va a durar.

···

Y es ahí, en ese preciso instante, en el que empiezas a notar un peso inmenso encima de ti y donde te das cuenta que estás a punto de romperte en mil pedacitos. Pero no puedes, no debes, no sabes o no quieres, ¡qué más dá! La cuestión es que de un día para otro te has convertido en el pilar de tu familia y sabes que formas parte de un castillo de naipes en el que si tú te caes, los demás caen contigo. ¿Verdad?

Encontrar  un momento al día para dedicarte a ti misma puede parecer algo imposible, pero recuerda que es necesario porqué:

 

1.  PUEDES PONERTE ENFERMA

Pues sí, no eres invencible. Cuando vivimos una situación de estrés continuado nuestro cuerpo lo nota y se resiente. Como consecuencia tus defensas están por los suelos y eso hace que seas más propensa a enfermar. Es habitual coger un resfriado de estos que duran meses y no hay manera de curar, que te salgan herpes en la boca, que tengas contracturas en la espalda, dolores de cabeza y brotes de migraña, o incluso infecciones de orina recurrentes. ¿Y qué pasa si tu enfermas? Pues que no puedes dar lo mejor de tí, y si tu caes, los demás también caen (recuerda, tu familia y tu entorno es como un castillo de naipes).

 

2. SI TÚ ESTÁS BIEN, LOS DEMÁS ESTARÁN BIEN

Igual que antes te decíamos que si tu caes los demás caen, también ocurre lo contrario, si tu estás fuerte los demás también. Todos tenemos momentos de bajón, y cómo buen castillo de naipes nos apoyamos los unos con los otros. Por eso es esencial que encuentres tu válvula de escape que te permita aliviar la presión que vives cada día, para luego poder seguir adelante con la serenidad que todos os merecéis.

 

3. SI TIENES MOMENTOS PARA TI NOTARÁS QUE TODO FLUYE Y:

/ Tendrás  más paciencia: Y por lo tanto estarás menos irritable, con lo cual pequeñas cosas que antes te sacaban de quicio ahora las llevarás con más naturalidad y te evitarás muchos enfados contigo misma y con los demás.

/ Lo cuidarás con más cariño: Cuando estás más calmada y relajada todo es más fácil, y aunque todo haya cambiado de un día para otro notarás cómo el cariño que le tienes sigue ahí y recordarás porque merece la pena el esfuerzo diario que supone estar a su lado cuidándolo/a.

/ Te sentirás más optimista: Notarás que eres capaz de ver un rayo de luz al final del túnel, y esa pequeña esperanza te dará energía para continuar.

/ Te notarás con más vitalidad: La energía positiva que notarás al estar más optimista, relajada y paciente se va a convertir en un pequeño empujoncito para sentirte más vital y capaz de seguir luchando.

 

4. NO SE TRATA DE CANTIDAD SINÓ DE CALIDAD

A veces puedes pensar que tienes que estar con tu familiar enfermo las 24 horas del día, porque así puedes ayudarlo en todo lo que necesita. Es habitual tener esa necesidad de querer estar a su lado el máximo tiempo posible, y está genial querer compartir con él cada momento, pero como todo en esta vida, es mejor poco y de calidad que mucho y del montón. ¿Qué queremos decir con ésto? Pues que los ratos que compartáis juntos haz que sean especiales, que no sean una obligación para tí, sinó que tengas ganas de estar ahí. A veces es simplemente sentarte a su lado, mirar una película o repasar fotos antiguas.

Está claro que dependiendo del tipo de enfermedad que sufra tu ser querido tiene más o menos sentido lo que te estamos contando, pero la idea general con la que queremos que te quedes es que de nada sirve que estés 24 horas al día a su lado si no tienes ratitos en los que disfrutas de ello. Por eso es importante que te tomes un descanso y hagas un paréntesis.

···

Sal, deja que te toque el aire y piensa en otra cosa, y así cuando vuelvas tendrás energías renovadas para compartir con ilusión un momento de complicidad con tu familiar. Porque creénos, al fin y al cabo es con eso con lo que te vas a quedar, con el cariño y las sensaciones vividas, y no con los minutos o las horas compartidas.

¿Y a tí, te cuesta dar el cambio y empezar a encontrar momentos para ti misma?

 

Cuidador Cuídate
hola@cuidadorcuidate.com

Somos Núria y Eduardo y queremos ayudarte a superar la tristeza y la rabia para que vuelvas a sonreír cada mañana sin sentirte culpable. Si quieres saber más sobre nuestra historia personal y/o nuestra experiencia profesional puedes visitar nuestra página de "Quiénes somos" y si te apetece charlar con nosotros no dudes en escribirnos un correo, ¡nos encantará saber de ti!

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies

¿Estás renunciando a tu salud por cuidar de un familiar enfermo?

Descubre ahora cómo conseguir estar bien cuando te enfrentas a la situación de cuidar de tu ser querido con nuestra guía gratuita.

*Cuidador Cuídate informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Eduardo Recuero responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. El hecho de no facilitarnos los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no podamos atender tu solicitud. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en hola@cuidadorcuidate.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad.